K Lor Refractarios, S.A. de C.V.

De refractarios y otros materiales

Archivo para la etiqueta “pasos para construir un horno”

Planeación de un horno casero (Parte I)

La fabricación correcta de un horno casero es un proceso que debe analizarse en gran medida para obtener los máximos beneficios del mismo con el fin de que nos reditúe la inversión hecha que, debemos admitir, no es pequeña, sobre todo cuando buscamos que la inversión se incline más sobre el beneficio en la relación de costo/beneficio. No es una construcción limitada únicamente a los expertos, un horno casero es un tipo de construcción sencilla que cualquier persona sería capaz de realizarlo, con la paciencia, la asesoría y los materiales adecuados. Podrá parecer exagerado en primera instancia, sin embargo, a medida que vemos viendo los resultados post-construcción nos iremos dando cuenta que la correcta planeación de este proyecto (o cualquiera), trae mejores beneficios cuando no se realiza al “ahí-se-va” (como diríamos los mexicanos).

El objetivo de esta publicación es nada más que darte una serie de pasos importantes a considerar para realizar tu proyecto de la construcción de un horno casero, ya sea hecho por ti, o para evitar que “te vean la cara” si alguien más te lo va a construir. Los pasos a seguir son:

  1. Elige el diseño ideal.
  2. Investigación preliminar.
  3. Determinar ubicación en el hogar.
  4. Establecer tamaño ideal.
  5. Asesoría sobre materiales y cotizaciones.
  6. Definir presupuesto y adquisición de materiales.
  7. Iniciar construcción.
  8. Agregar Detalles decorativos y disfrutar de tu primera comida.

Materiales que debes traer SIEMPRE contigo:

  • Cinta de medir.
  • Pluma
  • Libreta pequeña.

1.- El Horno Ideal, Para la Persona Ideal

Llegaste a ese lugar de pizzas del que tanto te hablaron. Sí, ese pequeño puesto de pizza donde hace un calor infernal pero eres capaz de soportar hasta las más altas temperaturas con tal de tener un probadita de esa “pizza casera” de la que tanto te hablaron tus amigos con un sabor delicioso que ya hasta se te hace agua la boca. Sí, la pizza llega y tal como lo imaginaste es EX-QUI-SI-TA. Te acercas al mesero y le preguntas que como la cocinan que les queda tan sabrosa y te percatas del gran horno de leña (o gas) que tienen en la entrada del local con forma de iglú, donde el cocinero, sudado y chapeado está introduciendo un plana y cruda masa de harina en el calor del horno. Es ahí donde nace tu interés en realizar los experimentos de hacer tu propia pizza en casa.

Lo haces en secreto. Empiezas a investigar en tu tiempo libre sobre los distintos diseños y formas aplicables a horno de leña (o gas) casero. Empiezas a imaginar en tu cabeza lo que sería, y cómo sería el horno en tu casa. Haces bosquejos en servilletas. Estás maravillado con la cantidad de gente que demuestra inquietud sobre la fabricación de un horno y empiezas a darte cuenta que no es tan difícil construirlo como lo habías imaginado inicialmente. Tu imaginación está por las nubes y sientes la necesidad de realizar el proyecto.

Esta es sin duda, la parte más importante de la construcción de un horno casero: tus expectativas. En esta etapa es necesario que busques y conozcas sobre los hornos y las miles de cosas que puedes realizar en ellos. ¿Cómo quieres que se vea? ¿Qué detalle? ¿Qué tamaño? Inspírate en los miles de diseños que Internet te puede proporcionar y cómo te acerca a todos esos proyectos concluidos en diferentes partes del mundo. Pon atención en los tips y en la experiencia de aquellos que hablan su proyecto, ya que podrías evitar problemas con el tuyo o mejorar lo que otros hicieron.

2.- ¿Cómo empiezo?

Tu inquietud crece y tu primera pregunta sin duda es: “¿y si hago un horno en mi casa?” Tu esposa, por supuesto, trata de convencerte sobre lo opuesto con los contras de fabricar un horno casero para pizza en el patio de tu casa. Habla sobre la inversión “que no tienen” y sobre el espacio “que les quitará” y el típico “ay Juan, ¿qué? ¿lo vas a hacer tu mismo? Si ni siquiera has terminado la casita de Firulais que juraste harías tu mismo” y finalmente, la frase del remate “Juan, esos albañiles te van a cobrar un dineral, ¿no ves que tener un horno es un lujo?”

Si bien es cierto que de un tiempo para atrás fabricar un horno casero en casa (valga la redundancia) era considerado un lujo, hoy en día puedo asegurarles que se ha puesto más que de moda, y muchas personas (hombres y mujeres, jóvenes y viejos), buscan disfrutar la convivencia de una comida creativa en horno casero (con frecuencia de tipo iglú). Y claro es cierto que la inversión en este tipo de construcciones “extra” puede ser considerable,  planeado de la forma adecuada puede disminuir los costos de fabricación tomándose el tiempo de conseguir los materiales adecuados y asesorarse de manera adecuada antes de comenzar.

“¿Asesorarse de manera adecuada? ¿Cómo hago eso? ¿Quién me ayuda que no me cobre?”

El Internet es una gran, gran fuente de información (desperdiciada en muchas ocasiones) que puede ayudarte en tu investigación preliminar sobre las construcciones de hornos caseros. Lo importante es que leas sobre los materiales que se utilizan, veas vídeos sobre cómo se fabrican, qué herramientas manejan y para qué aplicación. Si no cuentas con muchas de las herramientas investiga sobre cuáles podrían ser los sustitutos y si son o no indispensables para concluir tu proyecto. Existen muchos testimonios, tips e información de miles de personas alrededor del mundo que podrán ayudarte y resolver tus dudas. Incluso existen foros donde la comunidad fanática de los hornos de piedra, refractarios y/o de barro están ansiosos de compartir sus experiencias y conocimiento al respecto. Lo más importante es empaparte de toda la información que puedas y si es posible clasificarla para discernir entre lo que es ideal para ti y de aquello que “estaría de más”.

3.- ¿Dónde lo pongo?

Encontrar la ubicación correcta en tu hogar para la realización de tu proyecto titulado “Construcción de Horno Casero Vol. I” es primordial, ya que es un espacio donde debes considerar la fluidez de tu persona o de quien esté cocinando entre el horno, la gente y y la cocina (donde usualmente se encuentran las herramientas para la preparación de los alimentos). Puede decirse que la importancia de la ubicación del horno es importante como en la distribución del Feng Shui, cada cosa tiene su lugar en el hogar. Un horno necesita su espacio para respirar, por lo que la correcta ubicación permite la convivencia energética entre cocinero y comensales, con el fin de obtener tips, platicar de forma casual y tener el espacio SU-FI-CIEN-TE para maniobrar con facilidad por un lado para evitar accidentes y por el otro para lucir su grandeza. Porque sí, un horno casero está lleno de grandeza pues fue producto de tus propias manos o de tu extensa planeación para replicar exactamente eso que había en tu cabeza en la vida real.

Toma medidas de los espacios, las distancia de los puntos claves del hogar, etc. y determina el objetivo de su ubicación con el fin de que, al utilizar, sientas la mayor comodidad y la mayor fluidez posible.

4.- ¿Qué tan grande es muy grande?

En esta etapa del proyecto, los dos elementos más importantes a considerar son los siguientes:

  • Espacio.
  • Presupuesto.

Debemos estar conscientes de estos elementos al momento de hacer las mediciones y determinar el tamaño que tendrá nuestro horno. Adicionalmente es importante informarnos sobre los tamaños ideales específicamente para el proyecto que traemos en mente para evitar que nuestro proyecto sea (como decimos los mexicanos) “mucho jamón para dos huevos”. Es indispensable visualizar la aplicación que le queremos dar a nuestro horno para evitar los sobre-presupuestos o sub-presupuestos que podrían arrojarnos un hornos más pequeño o más grande en referencia a nuestras necesidades.

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.